Un artículo del diario El País de España de 2021 se refería a los hábitos saludables como “la palanca para mejorar la productividad de las organizaciones”, “una palanca” que reporta beneficios a lo que llamaríamos extremos de la misma: trabajador y su empresa. 

Pero ¿Cómo mejorar la productividad con hábitos saludables? ¿Cuáles son los que debemos incentivar desde SST? ¿Cómo implementarlos en tiempos en que los ambientes laborales son volátiles, inciertos, complejos, ambiguos y con un alto componente digital? 

Consumo de  alimentos de buena calidad:

En un entorno tranquilo: lo cual ayuda a los trabajadores a rendir al máximo, por el contrario, una nutrición inadecuada puede traducirse en un descenso de productividad de hasta un 20% 1, lo cual podemos incentivar desarrollando  programas de nutrición adecuada que:

  • Sensibilicen, eduquen y proporcionen a los empleados la información necesaria para hacer buenas elecciones de alimentos.
  • Ayuden a los colaboradores de las organizaciones a ser proactivos en el cambio de sus hábitos alimenticios.
  • Generen las condiciones de trabajo que garanticen promover la alimentación saludable.
  • Incluyan políticas laborales que permitan a los trabajadores el derecho a comer de forma saludable, con  el tiempo, disponibilidad y acceso a buenas opciones de comida.

A nivel internacional, según la OMS 2 las empresas pueden implementar sistemas de alimentación saludable a través de: comedores empresariales, vales para alimentación, sistemas de catering, convenios con proveedores de alimentación local, dotando máquinas dispensadoras de comida saludable.

Realización de ejercicio físico:

Según estudios de la multinacional Gympass realizar ejercicio físico hasta cuatro veces a la semana puede aumentar el rendimiento laboral hasta 300%; según Thiago Pessoa, quien fuera el máximo responsable de Gympass España “las empresas que promueven el ejercicio físico entre sus empleados reducen de 20% a 30% las bajas laborales de su personal, y entre 15% a 20% los accidentes de trabajo y los gastos médicos”.

Y es que según el blog 3 de la misma compañía, la realización de actividad física periódica ofrece los siguientes beneficios a las personas: aumenta la memoria, mejora la concentración, impulsa la creatividad, mejora el estado de ánimo, mejora la condición física del personal

Incentivar el uso de Apps de bienestar, el seguimiento de la actividad física, uso de la bicicleta como transporte a los lugares de trabajo, así como los  convenios empresariales con cadenas deportivas, realización periódica de actividades deportivas en las instalaciones de la empresa.

Practicar el Mindfulness laboral:  

El cual se define como “prestar atención de manera consciente a la experiencia del momento presente con interés, curiosidad y aceptación”, lo cual contribuye entre los trabajadores a: disminuir el estrés, mejorar la memoria, mejorar la comunicación al desarrollar la capacidad de escuchar y prestar atención, desarrollar la creatividad.

Generar desde Seguridad y Salud en el Trabajo, campañas y momentos que incentiven la práctica de esta disciplina, será una palanca que moverá la productividad de tu equipo.

Tener hábitos del sueño saludables:  

Según una investigación realizada en la Universidad de Harvard, por el neurocientífico, Matthew Walker,un buen dormir mejora la eficiencia del cerebro en un 20 por ciento. Además, afirma que se debe dormir ocho horas y que las dos últimas horas de sueño son las más importantes, “pues es el momento más crítico para el aprendizaje”.

Y es que el descanso del personal puede tener repercusiones en la seguridad y las finanzas de una compañía; según el estudio del American College of Occupational and Environmental Medicine, “The Cost of Poor Sleep: Workplace Productivity Loss and Associated Costs” 4,  una empresa puede perder al año 1.967 dólares (unos 7’780.000 pesos colombianos)  por cada trabajador con un trastorno del sueño no diagnosticado

Incentivar desde la seguridad y salud en el trabajo el respeto por los tiempos de descanso, la desconexión laboral, la elección de elementos adecuados para descansar, la creación de rituales o rutinas antes de dormir, será entonces una herramienta fundamental para mejorar la productividad de los trabajadores.

Hibridación de talento:

Mezclar talentos, que tal vez por sus funciones habituales no tendrían contacto; permite a la organización desarrollar nuevos productos o servicios y a sus integrantes al salir de su “zona de confort”: sentirse parte importante de un proyecto u organización, afrontar mejor los momentos de crisis, aprendizaje constante, conocer otros puntos de vista y perspectivas sobre un tema determinado,  mejorar las sinergias al interior de la compañía, mejorando el ambiente laboral.

Propiciar desde nuestros roles en seguridad y salud en el trabajo, espacios, actividades y de ser posible plantear tareas, en las que los trabajadores requieran trabajar de la mano de quienes no son sus compañeros habituales.

Los hábitos saludables son entonces una poderosa herramienta para generar productividad en el trabajo, que además mejora el clima laboral, la salud, la comunicación de los trabajadores ¡Todo un cambio positivo para una organización! 

Fuentes:

1. Food at Work. Workplace solutions for malnutrition, obesity and chronic diseases (Wanjek, 2005) OIT

2. Un enfoque integral para mejorar la alimentación y nutrición en el trabajo: Estudio en empresas chilenas y recomendaciones adaptadas Santiago, Organización Internacional del Trabajo, 2012

3. Gympass https://blog.gympass.com/es-mx/ejercicio-mejora-productividad-laboral/

4. The Cost of Poor Sleep: Workplace Productivity Loss and Associated Costs

close