Los últimos años han demostrado que nuestro entorno local y global es imprevisible, complejo y difícil de interpretar; las crisis y cambios a los que hemos estado expuestos nos han puesto a prueba, evidenciando la necesidad de mantener un bienestar que abarque nuestros ámbitos físico, mental, espiritual y emocional, en otras palabras un bienestar integral.

Pero la búsqueda de ese bienestar no debe ser solo un esfuerzo individual, requiere que quienes están frente a las organizaciones o tienen liderazgos al interior de las mismas, desarrollen las habilidades y competencias que les permitan liderarse y liderar desde y para la integralidad de los seres humanos, lo que sumado al cumplimiento de sus funciones, permitirá el surgimiento de liderazgos fuertes, efectivos, eficientes, visibles, y sobretodo constructivos.

Qué es el liderazgo

“Un líder integral es capaz de acoger todas las áreas con las que el ser humano interactúa, sean estás internas y

externas, individuales y colectivas, permitiéndole generar conciencia, motivación y pasión a los miembros de su grupo, interconectando e interrelacionando los procesos de cambio que se dan dentro de la organización” (Pin Lu, 2008)

Pero para quienes están en posiciones de liderazgo la pandemia también dejó grandes lecciones, en un artículo de la revista Forbes Colombia, leíamos: “Uno de los mayores aprendizajes que tuvimos los líderes fue aceptar que la vida es impredecible”1

De modo que desde la Seguridad y la Salud en el Trabajo se requiere de líderes que contribuyan a:

  • Prevenir los accidentes y enfermedades
  • Generar interés y participación en los integrantes de los equipos de trabajo.
  • Aumentar la productividad y la eficacia
  • Mejorar la moral de los colaboradores
  • Ayudar a las empresas a conseguir nuevos contratos
  • Atraer recurso humano con gran calidad
  • Mejorar el ambiente laboral
  • Tener atención plena, natural y constante
  • Cultivar la fuerza y la audacia
  • Fomentar el bienestar físico, mental, espiritual y emocional
  • Aumentar la eficiencia de las acciones
  • Minimizar la duplicación de esfuerzos
  • Maximizar el impacto de los recursos disponibles
  • Comunicar efectiva y coherentemente.

Y tal como lo afirmó Carlos Ignacio Gallego, Presidente del grupo Nutresa, el liderazgo es “una capacidad desarrollable para hacer que las cosas pasen, para influir e inspirar a otros” en este caso a crecer como seres integrales en los ámbitos físico, mental, espiritual y emocional”.2

Por eso en CSOA nos hemos dado a la tarea de facilitar estos espacios de crecimiento para líderes, como el seminario presencial “Vivir Viviendo” en el cual 50 personas con gran influencia sobre equipos, tendrán la posibilidad de desarrollarse como líderes integrales pudiendo: liderarte y liderar integralmente, tener atención plena, natural y constante, cultivar la fuerza y la audacia para transitar en la vida, reconocer y atravesar el dolor y las sombras sin apegarte a ellas, cuidarte en tu cuerpo físico, mental, emocional y espiritual, amar en gratitud y desapego, liderarte a ti mismo y a tu círculo de influencia desde la libertad de ser quien eres.

Aprovecha este maravilloso evento que se desarrollará en Medellín los días 15, 16 y 17 de marzo. ¡Pre Inscríbete haciendo clic aquí!: https://live.eventtia.com/es/vivirviviendo

Referencias:

  1. Forbes Colombia, https://forbes.co/2020/10/06/red-forbes/el-liderazgo-que-nos-dejo-la-pandemia/
  2. Bancolombia.com, https://www.bancolombia.com/wps/portal/empresas/capital-inteligente/tendencias/tendencias-globales/liderazgo-empresarial
close