En momentos de crisis, como la generada por el covid-19, en que organizaciones y quiénes las conforman, se enfrentan a largos períodos de incertidumbre. La salud mental de los trabajadores se vuelven, como nunca, asunto de suma importancia para empleadores, entornos familiares, y el trabajador mismo.

 

Teniendo en cuenta la estrecha relación entre las condiciones laborales, actos y comportamientos de los colaboradores y la generación de un incidente, accidente o enfermedad laboral.

 

En nuestra  calidad de responsables de SST o directivos, seguramente nos hemos preguntado: ¿Cómo hacer una Intervención de factores psicosociales que impacte de manera efectiva y positiva los integrantes de la organización, sus entornos familiares y la empresa misma?

 

Para ello, hemos recopilado algunas recomendaciones emitidas por los participantes de la plenaria: “Presente, Futuro y Retos de la Gestión de los Factores de Riesgo Psicosocial”. Realizada en la apertura de la 24ª Semana de la Salud Ocupacional, y presidida por la Asociación Colombiana de Seguridad IntegralASASI.

 

  • Fomentar desde la SST la generación de capital psicológico en los trabajadores, “favoreciendo  el desarrollo de fortalezas, habilidades, actitudes y aptitudes tales como: resiliencia, motivación, esperanza, optimismo, confianza, autoeficacia, autoestima, energía, vitalidad y apertura de mente”.

 

Las cuales se traducen en bienestar para el trabajador, sus compañeros de trabajo; mayor productividad y  la posible disminución de los incidentes y accidentes de trabajo.

 

  • Desde nuestros roles como encargados de Seguridad y Salud en el Trabajo, “priorizar los procesos de intervención con impacto efectivo en los factores de riesgo psicosocial centrados en el contenido y la organización del trabajo”, sobre aquellos centrados en el individuo y sus estrategias de afrontamiento.

 

Acciones preventivas para la salud mental

  • Implementar estrategias de intervención basadas en las tecnologías de la información, como:  teletrabajo, horarios flexibles, uso de transportes alternativos, trabajo por cumplimiento de objetivos y resultados, trabajo colaborativo, tendientes a brindar un equilibrio entre la vida laboral y extralaboral e incentivar el bienestar, satisfacción y compromiso de los trabajadores con la organización.

 

  • “Fortalecer la promoción, prevención e intervención de los factores psicosociales, realizando mediciones nacionales periódicas sobre las causas y los efectos en la población trabajadora, que permitan establecer políticas nacionales, trasnacionales y continentales, con acciones concretas, centradas en la generación de ambientes de trabajo saludables y que a su vez integren los componentes familiares y situacionales del trabajador involucrado”.

 

  • “Realizar análisis exhaustivos que permitan identificar, los motivos y causas que generan entre otras: rotación de personal, ausentismo, enfermedades y accidentalidad”; relacionando estas variables con fuentes de información de tipo contextual, relacional y vivencial como: “los diagnósticos de riesgos psicosociales, clima organizacional, comentarios de clientes internos y externos, incapacidades médicas, recomendaciones médico laborales, resultados de investigaciones de accidentes de trabajo, evaluaciones de desempeño, quejas por presuntas conductas de acoso laboral, entre otras”. 

 

  • “Trascender y dinamizar los procesos de gestión humana: planeación, gestión o coordinación, actividades claves como: diseño del cargo y su perfil, reclutamiento, selección, contratación, compensación, inducción, ubicación, formación, entrenamiento, desarrollo, bienestar, gestión del desempeño y desvinculación; a modelos integrales y dinámicos que logren conectar los anteriores procesos con, el sentido y proyecto de vida de los colaboradores y su contribución al cumplimiento de los objetivos corporativos”.

 

  • Crear y fomentar una cultura global en la que se adopten medidas para “prevenir, corregir y sancionar las presuntas conductas negativas asociadas al hostigamiento dentro del ambiente de trabajo”.

 

  • “Fomentar estrategias vanguardistas y con visión de futuro, tanto dentro de los procesos de selección como en las actividades que permiten la evaluación del desempeño de líderes y colaboradores, que contribuyan a identificar las personalidades con el potencial de generar dentro del entorno laboral, el cumplimiento de las metas trazadas, el anclaje de los valores como elementos diferenciadores dentro de la cultura de prevención integral y mejora de la Seguridad y la Salud en el Trabajo, el compromiso por la permanente  generación de ambientes tanto físicos como mentales saludables y sobre todo, la capacidad de asumir los retos empresariales como si fuesen metas propias”.

 

  • Fortalecer la creación de equipos “encargados de fomentar la sana convivencia laboral, que además cuenten con la capacidad de intervenir de manera preventiva sobre los factores de riesgo psicosocial derivados del estrés ocupacional y el acoso laboral”.

 

En conclusión: en un momento que la salud mental de los integrantes de las organizaciones puede verse afectada, como nunca antes en la historia reciente,  es indispensable que responsables de Seguridad y Salud en el Trabajo y directivos de las organizaciones se den a la tarea de diseñar, planear y realizar intervenciones:  integrales, vanguardistas, novedosas, retadoras, dinámicas, cercanas, efectivas; y sobre todo impactantes, que desde la organizacional trasciendan  al ambiente social.

 

Fuente de datos: Manifiesto interdisciplinario de la comunidad de psicólogos, médicos  y demás profesionales especializados en el mundo de la seguridad y la salud en el trabajo dentro del marco de la 24ª Semana de la Salud Ocupacional: Presente, futuro y retos de la intervención de los factores psicosociales y la salud mental. Medellín – Antioquia, octubre de 2018.

close