En el último año aunque se han logrado avances en materia sanitaria frente al Covid-19,ahora  los responsables de Seguridad y Salud en el Trabajo tenemos la titánica tarea de manejar el estrés laboral y fomentar la resiliencia en el trabajo. 

 

Una encuesta elaborada en diciembre de 2020 por MeQuilibrium arrojó que respecto a junio del mismo año, el agotamiento entre 7500 trabajadores encuestados, aumentó un 52%, el estrés laboral creció un 15%, mientras la motivación disminuyó un 30%, los problemas de sueño habían aumentado en 20%, la positividad bajó un 36%, y los síntomas físicos del estrés aumentaron un 32%. 

 

Esto sumado a la disminución en los puestos de trabajo; según la Encuesta de las Cámaras de Comercio de Seguimiento y Monitoreo del Impacto de la Covid-19 en el Sector Empresarial; elaborada por Confecámaras de Colombia; de una muestra de 8263 empresarios encuestados entre enero y febrero de 2021:

 

El 33% afirmaba haber hecho disminuciones en la cantidad de trabajadores permanentes de su empresa y de este grupo el 38,4% lo hizo en una proporción superior al 80%.

 

El 52,8% señaló que ante un nuevo escenario de confinamiento estricto, haría reducciones en su planta de personal.

 

El 65,2 de los empresarios indicó haber sufrido disminución en las ventas de su empresa, y de estos el 29,5% tuvieron caídas en ventas superiores al 80%.

 

De modo que la incertidumbre por los temas de salud, financieros y el continuo estrés,  han hecho que la pandemia del Covid-19 abra paso a una creciente ola de trastornos de la salud mental. que “pasa factura” al interior de las organizaciones.

 

Esta “nueva pandemia” puede afectar  significativamente el bienestar de sus integrantes a todo nivel y repercutir en su productividad, concentración, motivación y hasta la forma en que afrontan los temas relacionados con Seguridad y Salud en el Trabajo, y las medidas de protección frente al covid-19.

 

Manejar el estrés y fomentar la resiliencia en los equipos de trabajo, permitirá a los colaboradores de las empresas, responder de mejor manera ante los riesgos en salud mental que plantea la pandemia del Covid-19;  para ello vale la pena implementar algunas de las acciones sugeridas por el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos:

 

la pandemia del Covid-19 abra paso a una creciente ola de trastornos de la salud mental

  • Incentivar espacios donde se hable con  colegas, supervisores y empleados acerca del estrés, procurando porque en estos: 

 

Se identifiquen factores causantes de estrés y se trabaje en equipo para encontrar soluciones.

 

Se sostengan conversaciones francas con empleadores, empleados y sindicatos acerca de la forma en la que la pandemia está afectando el trabajo y en las que todos comuniquen claramente sus expectativas.

 

  • Brindar acceso a recursos de salud mental en el lugar de trabajo e información sobre el acceso a los mismos.

 

  • Identificar los asuntos sobre los que la organización y el trabajador no tienen control y entregar pautas para afrontarlos.

 

  • Incentivar en los integrantes de las organizaciones la implementación de  rutinas diarias constantes, para mejorar su sensación de control, en las cuales se incluya, entre otras actividades: 

 

Mantener un horario regular para descansar.

 

Tomar descansos en el trabajo para hacer ejercicio, estiramiento o conversar con sus colegas, compañeros de trabajo, familiares y amigos como red de apoyo.

 

Pasar tiempo al aire libre, ya sea para ejercitarse o relajarse, siempre cumpliendo con los protocolos de bioseguridad.

 

Para quienes trabajan en las modalidades de trabajo remoto o teletrabajo: programar un horario para terminar su jornada laboral. Fuera del horario de trabajo, hagan cosas que disfruten.

 

Entregar información oportuna y relevante sobre las medidas adoptadas frente al covid-19.

 

  • Invitemos a las personas a hablar de temas diferentes al COVID-19 y en caso de ser necesario,  hacerlo con personas de su confianza acerca de sus inquietudes, cómo se siente o cómo lo afecta la pandemia de COVID-19.

 

  • Incentivar la ayuda a otras personas: esto mejora la  sensación de tener el control, de pertenencia y su autoestima.

 

  • Generar mecanismos para la detección, ayuda y toma de acciones frente a personas que están  consumiendo demasiado alcohol u otras drogas para sobrellevar el estrés.

 

  • Si está bajo tratamiento por una afección de salud mental, siga con su tratamiento y esté atento a cualquier síntoma nuevo o a que empeoren sus síntomas.

 

Sigamos en nuestra tarea de prevenir contagios por Covid-19 y mantener la salud mental de los trabajadores.

close